La Junta se pronuncia sobre la vacunación de dos capellanes

La Junta se pronuncia sobre la vacunación de dos capellanes

La Junta de Castilla y León ha tenido que hacer frente a las críticas que se han generado en el entorno residencial de Sotillo de Adrada. La Junta ha dejado claro que los sacerdotes contaban con un permito especial que acreditaba que estaban en contacto permanente con los residentes, y por ello necesitaban vacunarse para evitar riesgos.

 

Sacyl, con el fin de proteger lo máximo posible a los residentes de la residencia de Sotillo de Adrada, autorizó que los dos capellanes se vacunasen como si fuesen una parte más del personal sanitario o cuidadores del centro. Los técnicos de Sanidad del centro han alegado que esta medida estaba destinada a proteger a los ancianos, demostrando que también se ha vacunado al personal de mantenimiento y al de limpieza.

 

Debido a las críticas, este martes se ha emitido un comunicado por parte de la dirección de la residencia para dejar claro que todo el personal que trabaje en la residencia Virgen de los Remedios, así como todo aquel que tenga un contacto estrecho con los residentes, debe ser vacunado. Esto ha indignado a la ciudadanía, que denuncia que bajo este supuesto acuerdo puede vacunarse cualquier persona, es confuso y puede llevar a malentendidos como el de los dos capellanes en este caso.

 

Uno de los sacerdotes de Sotillo declaró este martes al Diario de Ávila que ellos solo se acogieron al reglamento que marcaba la residencia de Sotillo de Adrara, por lo que el 15 de enero se presentaron en el centro sanitario para recibir la primera dosis de la vacuna. El capellán niega que hayan gozado de un privilegio acogiéndose a esa medida marcada por la directiva del centro. Ese mismo martes, ambos capellanes recibieron la segunda dosis de la vacuna contra el coronavirus.

Consulta más noticias sobre El Valle del Tíétar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *