Los mejores lugares qué visitar en Lisboa

Los mejores lugares qué visitar en Lisboa

Lisboa es una de las grandes ciudades europeas, destaca por su cultura, belleza, gastronomía y sobre todo por sus pequeños rincones de gran belleza que se pueden encontrar en el lugar más insospechado. Para poder conocer en profundidad la ciudad vamos a conocer una serie de lugares imprescindibles para visitar en Lisboa.

Qué visitar en Lisboa

El primer lugar que no puede faltar es el mirador de la Portas do Sol, es un lugar acogedor y tranquilo en el que podrás disfrutar de unas vistas maravillosas del Tajo. A pocos metros no te puedes perder la Iglesia de Santa Luzia, con uno de los jardines de azulejos más extensos y bonitos de Lisboa.

Algo imprescindible que ver en Lisboa es el Tranvía 28, el mítico tranvía amarillo de todas las fotos de la ciudad. Es el icono de la ciudad, su trayecto se centra en recorrer el centro histórico en el eje de los barrios de Alfama, Chiado, Graça y Barrio Alto, por lo que conocerás desde dentro todo el casco histórico.

Tranvía 28

El tercer monumento imprescindible es el Castillo de San Jorge, no suele ser lo primero en lo que se piensa al visualizar un viaje a Lisboa, pero merece la pena perderse por él. Data del siglo V, fue construido por los visigodos y reconstruido por los musulmanes, por lo que es uno de los castillos con más historia de Europa.

Castillo de San Jorge

El Barrio de Alfama es uno de los lugares más emblemáticos de Lisboa, no te puedes ir de la ciudad sin perderte por sus calles. Es uno de los lugares con más encanto de la ciudad, aunque hay que estar preparado para las cuestas que te esperan. Merecerá la pena por las vistas desde uno de los lugares más altos de la ciudad, y porque allí se encuentran unos de los mejores restaurantes de Lisboa: O Trigueirinho y Ti Natércia. En estos restaurantes podrás degustar comida tradicional portuguesa y los mejores platos caseros.

Hablando de barrios, el Barrio de Chiado es mítico en Lisboa, el elevador de Santa justa te deja ya en el barrio, allí es fundamental visitar la emblemática cafetería A Basileira, el Museo Arquelógico y la estatua de Pessoa. Las consecuencias del devastador terremoto de 1755 se pueden apreciar en este barrio más que en ningún lugar de Lisboa.

Todo el mundo que visita Lisboa afirma que es preciosa desde las alturas, no puedes irte de la ciudad sin subirte al elevador de Santa Justa, su altura es de 45 metros y desde él se puede contemplar toda la ciudad.

Elevador de Santa Justa

Si de algo puede presumir Lisboa es de su Monasterio de los Jerónimos, declarado Patrimonio de la Humanidad, es uno de los lugares más bonitos de la ciudad.

Monasterio de los Jerónimos

 

Para terminar la ruta, es fundamental acercarse a la desembocadura del Tajo para llegar a la Plaza del Comercio, situada en el lugar más emblemático de la ciudad, junto al Arco Triunfal de Rua Augusta, ubicada en pleno centro de Lisboa. Allí hay una amplia oferta de restaurante, a cada cual mejor, y una recomendación será come ro tomar algo a las orillas del Tajo mientras atardece, te costará olvidar ese momento. Desde allí es fundamental dirigirse hacia el barrio de Belém para terminar en la Torre de Belém, desde la Plaza del Comercio puedes coger el histórico tranvía 15 para visitar el puente colgante más largo de Europa, el Puente 25 de abril.

Además de todos estos enclaves turísticos, algo que todo turista debe probar son los pasteles de Belém, la mejor pastelería para probarlos es Pastéis de Belém, abierta desde 1837.

Torre de Belem
Consulta más noticias sobre Cultura y ocio

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Salir de la versión móvil